top of page
Search

Design Thinking

Por: Rubio Gonzalez


Design thinking: the concept that seeks to design innovations focusing on the human being


Design thinking can be defined as a creative and analytical process where a person can create prototype models, get feedback and redesign. The iterative design process helps engage customers and consumers in a meaningful way. Not only is it a method to give ideas that are feasible to a problem but it also allows you to think of unimaginable solutions, which then try to execute them are not only feasible but also viable.


Design thinking is a mixture of logic, imagination, systematic reasoning and intuition to be able to give ideas that solve different problems of clients obtaining desirable results. It is also a way to help contribute to creativity with business knowledge.


It is based on our ability to construct ideas, be intuitive, recognize patterns and that it is possible to express them through means that go beyond words or symbols. For organizations this is of great importance because no one wants to run an organization based on inspiration, feelings and intuitions, but being totally dependent on rations or analytics can also be a risky decision.


This human process takes advantage of the capabilities that we all have but are often overlooked in more conventional problem-solving practices. In addition, it reports on human-centered innovation.



Design thinking is a five-step process, where each step focuses on a specific goal. Each of the steps is independent of the next, but builds on the previous step. Design thinkers are expected not to think about the next steps but to focus on each of them.



The framework for design thinking is as follows:

(traducir a español)


  1. Empatizar: ¿Cuál es el problema?

  2. Definir: ¿Por qué es importante?

  3. Idear: ¿Cómo lo resolvemos?

  4. Prototipo: ¿Cómo lo creamos?

  5. Probar: ¿Funciona?


Empatizar: ¿Cuál es el problema?


La empatía es una pieza fundamental en el proceso de diseño. El modo de empatía se realiza para entender a las personas, se trata de comprender la forma en la que hacen las cosas y porque teniendo en cuenta sus necesidades físicas y emocionales, como piensan en el mundo y que es verdaderamente significativo para ellos. Además, los problemas que intentas resolver en este paso rara vez son tuyos sino de un grupo de personas por ende, para diseñar para ellos debes empatizar: conociéndolos y saber que es importante para ellos.


Cuando sacas conclusiones del trabajo de empatía, necesitas procesar todos los aspectos que has oído y visto para poder entender todo y así poder captar conclusiones. Se debe compartir todo lo que has encontrado con otros diseñadores e identificar lo más importante de forma visual. Esto conduce al modo “definir”.



Definir: ¿Por qué es importante?


La definición del proceso de diseño te brinda claridad y enfoque al espacio de diseño. Basándote en lo que has aprendido sobre tu usuario y contexto debes definir el reto que estás asumiendo. Después de ser un experto en el tema y de empatizar con el usuario debes en dar sentido a la información que has recopilado. El objetivo principal de “Definir” es la elaboración del problema que tenga sentido y sea viable, este debe centrar las percepciones y necesidades del usuario. Los resultados de estos deben ser una recopilación de conexiones y patrones que se ha recopilado en la información.



Idear: ¿Cómo lo resolvemos?


Idear es la parte en el proceso en donde te concentras en generar ideas. También proporciona el combustible como material de partida para la elaboración de prototipos y brinda soluciones innovadoras a los usuarios.

Este paso del proceso de diseño sirve para pasar la identificación de problemas a la creación de soluciones para los usuarios. Es la oportunidad en donde se puede combinar el conocimiento que se tiene del problema y de las personas generando conceptos de solución. Al principio de un proyecto de diseño, la ideación consiste en impulsar una gama amplia de ideas entre las que se pueda elegir.



Prototipo: ¿Cómo lo creamos?


El prototipo es la generación iterativa de artefactos que den respuesta a las preguntas que vayan dirigidas a la solución final. En las primeras fases se deben crear prototipos rápidos y baratos pero que se puedan obtener comentarios útiles de los usuarios. Un prototipo puede ser cualquier cosa con la que un usuario pueda interactuar, lo ideal es que sea algo que el usuario pueda experimentar.



Probar: ¿Funciona?


En este modo se solicita la opinión de los usuarios sobre los prototipos que se han creado y también se gana empatía con las personas para las que se está diseñando. Por medio de este paso puedes entender mejor al usuario, pero a diferencia de la empatía inicial, ahora tienes más claridad del problema y has creado prototipos para probar. Ambos aspectos tienden a centrar la interacción de los usuarios, pero no se debe reducir el trabajo de “pruebas” a preguntar si a la gente le gusta o no tu solución. Céntrate en lo que puedas aprender de la persona y el problema, así como las posibles soluciones.


Lo ideal es realizar las pruebas en un contexto real de la vida del usuario, si se trata de un objeto físico permite al usuario que se lo lleve y la utilice dentro de sus rutinas habituales. Si no es posible probar un prototipo en una situación real, es importante crear una situación realista en la que el usuario juegue un papel o una tera cuando interactúan con el prototipo. Una regla general: “crea siempre un prototipo como si supieras que estás en lo cierto, pero haz pruebas como si supieras que estás equivocado; las pruebas son la oportunidad de perfeccionar tus soluciones y mejorarlas.”





47 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page