top of page

Artículo: Ciudades y la micromovilidad

Actualizado: 3 sept 2023

Por: Rubio Gonzalez




La aparición de la micromovilidad en las ciudades ha generado un cambio en las preferencias de los medios de transporte, afectando significativamente al transporte en los últimos años. Esto ha llevado a cuestionamientos acerca de cómo y por qué diseñamos nuestras ciudades. Es importante tener en cuenta la gestión del espacio en las calles y aceras, así como la experiencia del viaje y la accesibilidad para todos al momento de diseñar las vías públicas. Es esencial buscar opciones para que la movilidad sea segura, rentable y equitativa. Es fundamental explorar los desafíos y oportunidades que enfrentan las ciudades y aprender de ejemplos de cómo algunas están abordando este tema.



La micromovilidad ha revolucionado la manera en que las ciudades enfrentan el desafío de la movilidad sostenible. La aparición de opciones como las bicicletas y las scooters ha inspirado a las ciudades a explorar nuevas formas de transporte, lo que ha llevado a un aumento en la infraestructura y el uso de estos medios alternativos. La bicicleta fue la primera en dar inicio a esta ola de cambio, pero actualmente las scooters son una tendencia global, abriendo nuevas oportunidades para mejorar la accesibilidad y reducir las emisiones de transporte en las ciudades.


La adopción rápida de la micromovilidad ha obligado a las ciudades a adaptarse y reevaluar sus sistemas de transporte. Esto ha creado una necesidad de desarrollar infraestructura específica y políticas para garantizar la seguridad y la operación eficiente de estos vehículos en las vías públicas. Es fundamental que las ciudades consideren la integración de la micromovilidad en sus planes de movilidad a gran escala, para asegurar una experiencia segura, equitativa y sostenible para todos los usuarios.


Es esencial que las ciudades adopten y fomenten las tendencias de micromovilidad, ya que estas no solo reducen la congestión vial y la desigualdad en el tránsito, sino que también contribuyen a reducir las emisiones de carbono y el costo de la movilidad para los residentes. La adopción de estas tendencias ha sido positivamente recibida por los residentes, quienes valoran la comodidad y la contribución al medio ambiente que ofrecen estos medios de transporte alternativos.






Fusión, asociación y evolución


El aumento de la demanda de micromovilidad ha atraído la atención de las grandes empresas de transporte, quienes han empezado a explorar estos mercados emergentes. Estas compañías han reconocido el potencial de crecimiento y transformación del transporte urbano, y han tomado medidas para involucrarse en el sector. Por ejemplo, Uber y Lyft han incorporado diferentes opciones de micromovilidad sin muelle a sus servicios, como la adquisición de JUMP por parte de Uber, una compañía de bicicletas eléctricas sin conductor, y la inclusión de servicios de bicicletas y motos eléctricas en Lyft. Uber también ha comenzado a integrar su logotipo en las scooters de Lime, y a incluir servicios de aplicación móvil en su oferta.


El sector de la micromovilidad ha atraído la atención de inversores de todo el mundo, especialmente en las empresas de scooters eléctricos. Empresas como Lime han recibido importantes inversiones de compañías tecnológicas como Alphabet y han formado alianzas estratégicas con Segway para mejorar la calidad de sus vehículos y servicios. Otras empresas como Pivvot también utilizan la tecnología de Segway en sus scooters, demostrando la importancia de la calidad del vehículo en la oferta de servicios de calidad.


"Motivate" es una compañía líder en el sector de la bicicleta compartida y es el operador de importantes redes como "Ford GoBike" en San Francisco y "Capital BikeShare" en Washington D.C. Su adquisición por parte de Lyft se debe a la creciente competencia en el mercado de micromovilidad, donde su competidor Uber había adquirido previamente a JUMP. Antes de la llegada de los proveedores chinos de bicicletas sin conductor, como Mobike y Ofo, Motivate era la empresa más grande en los Estados Unidos en cuanto a servicios de micromovilidad. Sin embargo, estos proveedores han popularizado esta idea en todo el país convirtiéndose en una tendencia en el mercado



Spin, una empresa fundada en 2016 en San Francisco, ha experimentado un crecimiento significativo en su base de usuarios a través de su programa de bicicletas compartidas, lanzado inicialmente en Seattle. Sin embargo, ha decidido enfocarse exclusivamente en la micromovilidad de scooters, retirando todas sus bicicletas. Similarmente, Skip, anteriormente conocida como Waybosts, ha optado por especializarse solo en el segmento de las scooters, creyendo que esta es la tendencia en la movilidad urbana del futuro.





Ejemplos de ciudades y la micro movilidad:


(traducir a español)


San Francisco, California:


San Francisco ha sido líder en el campo de la micromovilidad desde hace años, con la introducción del programa piloto Bay Area Bike Share en 2013. Con el tiempo, el programa se amplió y se renombró como Ford GoBike en 2017. Con una flotilla inicial de 700 bicicletas distribuidas en 70 estaciones por toda la ciudad, el programa ha experimentado un crecimiento significativo y ha establecido alianzas con otras ciudades del este de la bahía y San José.


En junio de 2017, San Francisco se convirtió en una de las primeras ciudades en implementar un sistema de regulación y supervisión para los proveedores de bicicletas compartidas sin conductor, al solicitar un permiso específico para estos servicios. En 2018, la empresa JUMP bikes fue la única autorizada para operar un programa piloto que incluía 250 bicicletas eléctricas, con la posibilidad de expandirse hasta 250 bicicletas más. El objetivo de este plan piloto era evaluar cómo funcionaba el uso de bicicletas eléctricas en la ciudad y desarrollar políticas para mejorar la implementación de estos servicios. También se buscaba elaborar recomendaciones políticas basadas en los resultados obtenidos en este proceso


En 2018, al inicio de la aparición de las empresas de alquiler de scooters, no existían regulaciones para este tipo de servicios. Lime fue una de las primeras en colocar un número limitado de scooters en las calles de la ciudad, lo que generó un gran interés entre otras empresas, quienes también comenzaron a ofrecer este servicio. La competencia aumentó rápidamente y en pocas semanas, se observó una gran cantidad de scooters por toda la ciudad. Lime, Bird y Spin se sorprendieron por la rapidez con la que los residentes adoptaron estos servicios y cambiaron su estilo de vida, ya que tuvieron una excelente respuesta.


Washington D.C:


Washington D.C se ha convertido en un epicentro de la micromovilidad y la innovación en transporte sostenible. La ciudad ha adoptado un enfoque proactivo en la incorporación de nuevas tecnologías de transporte y ha abierto sus puertas a servicios de transporte alternativos. La región metropolitana de D.C tiene el honor de ser la primera ciudad en Estados Unidos en lanzar un programa de bicicletas compartidas, lo que refleja su compromiso con la sostenibilidad y la mejora de la movilidad urbana.


En 2008, Washington D.C puso en marcha un ambicioso plan de bicicletas compartidas, conocido como SmartBike. Este programa, que inicialmente contó con 120 bicicletas en 10 estaciones diferentes en el centro de la ciudad, se expandió a otras zonas como Arlington (Virginia) y el condado de Montgomery (Maryland) durante sus primeros 2 años de operación. El éxito de SmartBike ha sido un ejemplo para muchas otras ciudades alrededor del mundo, ayudando a establecer, implementar y mantener sus propios programas de bicicletas compartidas.


La tendencia de vehículos sin conductor en Washington D.C. comenzó con la introducción de empresas como Mobike, Spin, Ofo y Lime, proveedores de bicicletas compartidas. Estas empresas operaban bajo un sistema de permisos que les permitía desplegar hasta 400 vehículos cada una. Tras negociaciones con el gobierno local, se establecieron controles adecuados para garantizar la seguridad y el orden en la ciudad. Con el tiempo, se unieron muchas más empresas a esta iniciativa, incluyendo proveedores de scooters compartidos.


LimeBike, conocida por sus bicicletas compartidas, decidió cambiar su nombre a Lime y expandir su oferta para incluir scooters eléctricos. Esta decisión se vio reflejada en el mercado, ya que el crecimiento de las scooters ha sido impresionante. Spin, otra compañía de bicicletas compartidas, decidió seguir el ejemplo de Lime y también ofrecer scooters. Como resultado, Spin ha retirado completamente las bicicletas de las calles debido al crecimiento del mercado de las scooters.


Para concluir, las ciudades alrededor del mundo están adoptando enfoques innovadores ante la creciente ola de micromovilidad, utilizando diferentes estrategias de sostenibilidad. Existen muchas ciudades que han sido pioneras en este tema por ende han sido fuente de referencia para otras ciudades, en todas partes del mundo se han recibido respuestas positivas al implementar estas iniciativas. Debemos tomar todas estas experiencias de diferentes ciudades para adaptarlas y así generar mejores prácticas y normas en todo el país. El establecimiento de estas normas son fundamentales para que los proveedores de estos servicios tengan conocimiento de cómo interactuar con las ciudades en un futuro.










47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page